Regístrese
  •  
  • Catálogo de Productos
  • Soluciones
  • Softwares/Apps
  • Documentación & Downloads
  • Servicios

Hager con la Norma EN 50550

1ª norma europea sobre dispositivos de protección contra sobretensiones permanentes.

La Norma EN 50550 publicada el pasado 16 de marzo de 2011 con la denominación “Power frequency overvoltage protective device for household and similar applications (POP)”, y en cuya elaboración ha participado Hager, surge con la necesidad de normalizar los requisitos mínimos de calidad, seguridad y compatibilidad electromagnética que deben cumplir los dispositivos de protección contra sobretensiones a frecuencia industrial.

Establece básicamente:

  • una curva de disparo progresiva Tensión / Tiempo que evita disparos intempestivos ante pequeñas subidas de tensión y asegura una rápida actuación ante sobretensiones severas.
  • que el protector contra las sobretensiones y el elemento de corte sean suministrados por el mismo fabricante.
  • la prohibición de utilizar la fuga a tierra o el desequilibrio diferencial como principios de funcionamiento.
El cumplimiento con el artículo 16.3 del Reglamento electrotécnico de Baja Tensión (RETB: 2002), que establece la necesidad de proteger las instalaciones interiores o receptoras contra cualquier tipo de sobretensión, unido a la obligatoriedad establecida por la reglamentación de varias comunidades autónomas para la instalación de este tipo de protección, hacía imprescindible normalizar los requisitos mínimos exigidos.
Uno de los efectos inmediatos en nuestro país es precisamente el aval a la obligatoriedad de instalación que ya establecían las normas técnicas particulares de algunas compañías y Comunidades Autónomas.

Ejemplo de instalación líneas monofásicas:

Ejemplo de instalación líneas trifásicas:

Las sobretensiones permanentes.

Las conocidas sobretensiones permanentes o temporales, también denominadas “sobretensiones a frecuencia industrial”, consisten en aumentos de tensión superiores al 10% de la tensión nominal y con una duración indeterminada.

Esta incidencia hace que los equipos reciban una tensión superior a aquella para la que han sido diseñados, de forma que se produce un sobrecalentamiento de los mismos que puede tener como consecuencia:

- La interrupción del servicio
- Un incendio
- La reducción de la vida útil de los equipos
- Su destrucción
Estos problemas pueden evitarse con el uso de dispositivos de protección contra sobretensiones, porque el POP (acrónimo inglés de Power frecuency Overvoltage Protection device) actúa sobre un dispositivo de corte que desconecta la instalación de la red eléctrica y evita que la sobretensión alcance a los equipos.

La curva de disparo

La norma fija los valores máximos de respuesta y de no respuesta, que definen tanto la curva de disparo como la de no disparo. Los valores de la curva de disparo se han determinado a partir del estudio del comportamiento de los principales equipos electrónicos conectados en una instalación residencial convencional, con el objetivo de paliar las secuelas de las sobretensiones permanentes en los equipos conectados aguas abajo. Los valores de la curva de no disparo se han fijado a partir de la experiencia de las compañías eléctricas y tienen como objetivo evitar disparos intempestivos que no producen daños en los equipos.
Valores normalizados del tiempo de funcionamiento y de no respuesta a una tensión (Ua) igual a:
 
255 V
275V
300 V
350 V
400 V
Tiempo máximo de funcionamiento
no disparo
15 s
5 s
0.75 s
0,20s
Tiempo mínimo de no respuesta
no disparo
3 s
1s
0,25s
0,07s

Campo de aplicación
de la norma.

La norma se aplica a los dispositivos de protección contra sobretensiones permanentes destinados a uso doméstico y análogo, con una frecuencia asignada de 50 Hz y una tensión asignada de 230 V c.a. (entre fase y neutro), asociados a un dispositivo de protección principal:
un interruptor automático acorde con la norma UNE EN 60898-1 o un interruptor diferencial con protección magnetotérmica acorde con la norma UNE EN 61009-1

En lo que concierne a los equipos de Hager, tanto las bobinas con IGA integrado (MZ225V, MZ232V y MZ240V) para aplicaciones residenciales, como la bobina MZ212 que se asocia a los interruptores automáticos de cabecera hasta 125A, especialmente indicados para aplicaciones terciarias, cumplen con la Norma y disponen de la correspondiente Declaración de conformidad.

La gama de protección contra sobretensiones de Hager incluye también dispositivos contra las sobretensiones transitorias, que cubren por completo el espectro de protección contra sobretensiones.